Con pesar hemos de reconocer que, en el Ecuador, es frecuente que una persona que ejerce un cargo público y por lo tanto, ostenta un espacio de poder, durante la atención al usuario lo ejerce, se lo hace saber y sentir, cuando de brindar información pública se trata. Es como si la información de la que dispone fuera de su propiedad. En esta entrega te dejaremos saber cuales son tus derechos cuando busques atraerte información.

La Constitución de la República coloca a las personas y colectividades juntamente con la naturaleza, como el conjunto de sujetos prioritarios de toda actividad estatal, declarando en su primer artículo constitucional, que la garantía y promoción de sus derechos figura como su fin y no como un mero instrumento.

Uno de los grandes derechos que se desprende del Estado constitucional y del principio democrático que condiciona su legitimidad, es la transparencia y la garantía de acceso a la información hacia sus ciudadanos. Existe un consenso generalizado de que no puede haber vigencia del Estado de derecho sin derecho a la información. Éste a su vez no puede realizarse si no se garantiza su acceso.

El acceso a este derecho supone el desprendimiento de otros varios derechos, que se concatenan, se relacionan y complementan. Un claro ejemplo es la relación del derecho a la libertad de expresión y el derecho a la información, que son fundamentos para exigir que el Estado no discrimine en el acceso a esa información. Al respecto, declaraciones internacionales a las que se adscribe nuestro país, reconocen el derecho de “investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. En este sentido, el derecho a la información se configura a través de varios derechos:

  1. El Derecho de recibir información o ser informado
  2. El Derecho de difundir información o informar
  3. El Derecho de investigar o atraerse información.
  4. El derecho a acceder a calque información generada por entidades públicas.
  5. El derecho a acceder a dates sobre sí mismo que consten en archivos públicos o privados, conocer su finalidad y exigir su rectificación en caso de errores o falsedades

Con este acercamiento, podemos encontrar que el derecho a la información se encuentra protegido al más alto nivel en el Ecuador, tanto es así que se cuenta con garantías que pueden accionarse ante jueces, y donde éstos se encuentran en el deber de hacer que se cumplan. Se trata de la acción de acceso a la información pública y el habeas data.

Bajo la óptica abordada en este texto, podrás saber que cualquier acto que evite ejercer los derechos aquí señalados, es un acto ilegítimo que vulnera tus derechos. Nuestro equipo de expertos cuenta con la experticia requerida para hacer valer tus derechos y garantizar tu acceso a la información en los términos señalados en la Constitución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *