La adquisición de una casa, un terreno o un departamento es una de las decisiones más importantes que una familia podrá hacer, pues definirá la situación económica y financiera que deberán afrontar en el corto, mediano y largo plazo según sea el caso. Es innegable la situación de seguridad que se adquiere con el haber de un inmueble propio, a sabiendas de que los frutos de su trabajo se encuentran invertidos en él, sin embargo, como tus abogados, te invitamos a reflexionar sobre estas cuatro cosas que deberías considerar antes de comprar un inmueble.

El primero es sobre tu capacidad de endeudamiento. Si vas a adquirir tu vivienda en efectivo, valora tu inversión en el corto plazo, y si lo harás con un préstamo hipotecario, entérate bien sobre las tasas de interés y el tiempo que deberás soportar las cuotas mensuales. Para que tengas una idea, un préstamo en el BIESS por $.100.000 a 25 años plazo, suponen una mensualidad aproximada de $.975,00, incluidos seguros, intereses y capital. Al final de tu crédito habrás pagado cerca de $.290.000.

El segundo punto a considerar, independientemente de una hipoteca o no, es la procedencia del inmueble que buscas comprar. Antes de hacer cualquier desembolso, deberás verificar la situación jurídica del inmueble, es decir, que pueda ser vendido y que no tenga vicios ocultos que impidan concretar el negocio. Cumplida esta premisa, podrás continuar con la negociación. También se acostumbra, y es altamente recomendable celebrar un contrato de promesa de compraventa, que al igual que la escritura final, puede ser inscrita en el Registro de la Propiedad, brindando un elemento extra a la eficacia del negocio. Esto te asegura que mientras se completa tu trámite, el vendedor no la venda a nadie más, con lo cual aseguras tu inversión hasta obtener las escrituras de tu bien.

En tercer lugar, ten en cuenta que es usual ya por parte del vendedor o por parte del comprador, la intención de instrumentar la venta por un valor inferior al que realmente se está realizando el negocio. Al respecto, nosotros sostenemos que la verdad te hará libre: una promesa y una escritura por el valor real te asegura que, quien te compra tu inmueble te pague lo acordado por él, y sobre todo, que puedas justificar el dinero que ingresa en tus cuentas bancarias; y por otra parte, quien compra, no deba pagar excesivos impuestos en una venta ulterior. Te recordamos que ocultar o falsear información para pagar menos impuestos es un delito.

Finalmente, dada la complejidad y trascendencia que involucra la venta o la compra de un inmueble, te recomendamos acompañar tu proceso por expertos, pues en este ámbito un buen abogado no es lujo sino obligación, por lo que ponemos a tu disposición nuestro equipo de asesoría legal inmobiliaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *